La Literatura Latinoamericana
Sudamerica

La Literatura Latinoamericana

Literatura Latinoamericana

La literatura latinoamericana es más conocida fuera de sus fronteras a través de las obras de grandes autores que han ganado el Premio Nobel de Literatura como Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Octavio Paz, Mario Vargas Llosa, y en menor medida Miguel Ángel Asturias y Gabriela Mistral.

Las primeras obras del continente latinoamericano son las realizadas poco después de la llegada de los Conquistadores, crónicas que relatan la Conquista de México por Hernán Cortés como La verdadera historia de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo.

También, el libro de La Historia General de las Indias de Francisco López de Gómara. A estas dos obras se puede agregar La Historia de las Indias del sacerdote Bartolomé de Las Casas, aún cuando una gran parte de la obra fue escrita en España.

Para muchos especialistas, Gómez Suárez de Figueroa, apodado Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616), es considerado el primer verdadero autor latinoamericano, quien era hijo del conquistador español Sebastián Garcilaso de la Vega y de la princesa incaica Isabel Chimpu Ocllo (sobrina del emperador incaico Huayna Cápac), es autor de varias obras como La Florida del Inca publicada en 1605 en Lisboa,  y los  Comentarios Reales de los Incas, también publicados en Lisboa en 1609.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX y los primeros movimientos de independencia que surgieron las primeras novelas específicas de este continente. Una de ellas, denominada El periquillo Sarniento, escrita en 1816 por José Joaquín Fernández de Lizardi, es considerada la primera novela latinoamericana, siendo una novela picaresca que describe la sociedad mexicana en vísperas de la independencia. 

Literatura desglosada por  los países de América Latina

América Latina destaca por su riqueza literaria, y a continuación se muestra esta diversidad de obras por paises. 

Literatura en Argentina 

Argentina  resalta en primer lugar por la Literatura Gauchesca representada por Martín Fierro (1872) de José Hernández, considerada una de las obras más importantes de este país.

Sin embargo, en el siglo XX,  Argentina se convirtió en uno de los países más prolíficos en la literatura, con autores de fama mundial como Jorge Luis Borges, Roberto Arlt, Adolfo Bioy Casares, Silvina Ocampo, Ernesto Sábato, Julio Cortázar y Manuel Puig.

La mayoría de estos autores son del enfrentamiento entre los grupos de Florida y Boedo. El grupo de Florida reúne a la élite económica de Buenos Aires y una de sus figuras principales es Jorge Luis Borges. 

En cuanto al grupo Boedo, representa el movimiento de vanguardia de la literatura argentina, preocupado por los problemas económicos y sociales de los trabajadores.

Literatura en Bolivia

En Bolivia, la literatura se basa sobre todo en el indigenismo, como puede verse en las obras de Alcides Arguedas, o en la Guerra del Chaco con el Paraguay, según lo relatado por ejemplo por Augusto Céspedes.

Mientras que, Jaime Sáenz (1921-1986), periodista y profesor, es también reconocido como uno de los más grandes escritores de la literatura boliviana.

Literatura en Brasil

En Brasil, como en todo el continente latinoamericano, la literatura propia del país comienza con su independencia de Portugal en 1822. José de Alencar es considerado el patriarca de la literatura brasileña y el indígena desempeña un papel importante en su obra, presentada como un héroe nacional. 

Después de Alencar vinieron autores románticos como Álvares de Azevedo o Casimiro de Abreu con obras llenas de pesimismo y desilusión. Los libertarios Castro Alves y Tobías Barreto, influenciados por Víctor Hugo, seguidos por los realistas Machado de Assis y Euclides da Cunha.

Durante el siglo XX, los autores brasileños que se dieron a conocer internacionalmente fueron sobre todo el poeta Carlos Drummond de Andrade y el famosísimo novelista de la escuela modernista Jorge Amado, cuya obra más famosa en Francia es sin duda “Bahía de Tous les Saints”.

Pero el más conocido de todos los autores brasileños es sin duda Paulo Coelho, un novelista místico que ha escrito varios libros que han tenido mucho éxito en muchos países.

Literatura en Chile

Chile es el único país latinoamericano que ha tenido dos autores premiados con el Premio Nobel de Literatura: Gabriela Mistral en 1945 y Pablo Neruda en 1971. Pero la literatura chilena no se trata sólo de estas dos grandes figuras; otros autores de renombre han captado la atención de un amplio público fuera de las fronteras de Chile. 

Entre los más importantes están los poetas Vicente Huidobro y Nicanor Parra, Violeta Parra, así como los novelistas Eduardo Barrios, Joaquín Edwards Bello, Manuel Rojas, Fernando Alegría y José Donoso, Marta Brunet, Luz de Viana, Elvira Santa Cruz Ossa. 

Más recientemente, otros autores chilenos como Isabel Allende, Francisco Coloane, Luis Sepúlveda o Roberto Bolaño, también han conquistado a los lectores  nacionales e internacionales.

Literatura en Colombia

En Colombia, la literatura criolla se estableció hace mucho tiempo hasta que los autores colombianos lograron expresar la particularidad de su país a través de su herencia española, indígena y negra.

Un hombre por encima de todo encarnará el Realismo Mágico en Colombia, el escritor Gabriel García Márquez, cuyas obras fueron reconocidas mundialmente con la concesión del Premio Nobel de Literatura en 1982.

Traducido a casi todos los idiomas, Gabriel García Márquez, autor del libro de culto Cien años de soledad, ha vendido más de 30 millones de libros en todo el mundo. Siendo un verdadero icono en su país, el escritor colombiano, que murió en abril de 2014, fue uno de los últimos gigantes de las letras latinoamericanas.

Cualquiera que haya leído Cien años de soledad, la obra maestra del escritor colombiano, publicada por primera vez en 1967, tiene un recuerdo imborrable de ella, sobre todo si es latinoamericano porque en la misma se ve reflejada la idiosincrasia de este lugar del mundo.  Una novela que establece un vínculo entre la ficción y la realidad de Colombia.  

En la novela, confluyen rasgos de la identidad,  historia y la idiosincrasia colombiana tratados con el encanto del realismo mágico.

Literatura en Cuba

En Cuba, la literatura apareció muy pronto debido a la llegada de los conquistadores españoles que usaron la isla como base principal para sus exploraciones en América.

Pero fue en el siglo XIX cuando la literatura cubana realmente comenzó a desarrollarse, con autores que rápidamente se hicieron conocidos en todo el mundo.

La literatura cubana se caracteriza por una gran tradición poética cuyos más ilustres representantes son José María Heredia, Nicolás Guillén, José Lezama Lima o José Martí, este último considerado el Padre de la Patria.

En cuanto a la novela, los autores cubanos más representativos son Virgilio Piñera, Severo Sarduy, Reinaldo Arenas y sobre todo Alejo Carpentier, un escritor que influirá mucho en el conjunto de la literatura latinoamericana con la introducción del Realismo Maravilloso. En la actualidad resalta el literato y escritor Antonio Cantero Suárez. 

Literatura en Guatemala

En Guatemala, la literatura está encarnada por Miguel Ángel Asturias, quien fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1967 por su obra, marcada en un principio por sus estudios de antropología y mitos precolombinos, pasando por el surrealismo de los años veinte, para terminar con su compromiso político contra la dictadura con su libro El Señor Presidente.

La dictadura y las guerras civiles serán la base de las obras de la mayoría de los autores guatemaltecos más famosos como Luis Cardoza y Aragón o Augusto Monterroso.

Literatura en México

En México, la literatura estará marcada durante muchos años por la Revolución Mexicana, que alimentará las obras de los autores más famosos de principios del siglo XX como Mariano Azuela, Martín Luis Guzmán, José Rubén Romero o Rafael Felipe Muñoz. 

Entonces el estilo literario evolucionará lentamente hacia una visión más contemporánea de la sociedad con las obras de Agustín Yáñez, Juan Rulfo o Juan José Arreola.

A nivel internacional, dos autores mexicanos son, con mucho, los más conocidos del público. Ellos son Octavio Paz, que fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1990, y Carlos Fuentes, cuyas obras han sido premiadas en todo el mundo.

Entre los más recientes autores mexicanos, algunos han logrado darse a conocer fuera de sus fronteras, como Mario Bellatin, Carmen Boullosa, Laura Esquivel, Alberto Ruy-Sánchez, Enrique Serna, Jordi Soler, David Toscana o Jorge Volpi.

La Literatura Latinoamericana

Literatura del Perú

El Perú es también uno de los países más prolíficos en cuanto a autores de renombre, sin duda debido a la gran diversidad cultural del país. Si las primeras obras datan de finales del siglo XVI y principios del XVII con cronistas indígenas como Titu Cusi Yupanqui, Felipe Guaman Poma de Ayala o Juan de Santa Cruz Pachacuti Yamqui Salcamaygua, o cronistas mestizos como Blas Valera y el Inca Garcilaso de la Vega, es en el siglo XIX cuando la literatura peruana tomará su verdadera dimensión a partir de las realidades y costumbres del mundo andino. 

De este período la figura que más destaca es la de Ricardo Palma a quien se debe una obra muy importante, Tradiciones Peruanas. 

En el siglo XX, varios talentosos autores introdujeron al Perú en el mundo con obras que colocaban a los indígenas en el corazón de la sociedad. Entre estos autores más famosos están César Vallejo, José Carlos Mariátegui, Ciro Alegría, José María Arguedas o Manuel Scorza.

Otros dos autores peruanos que también se darán a conocer internacionalmente con obras más centradas en la sociedad urbana son Alfredo Bryce Echenique y Mario Vargas Llosa, este último galardonado con el Premio Nobel de Literatura en el 2010.

De Mario Vargas Llosa, se tienen entre sus otras novelas, Conversación en la Catedral (1969), Pantaleón y los Visitantes (1973), La Guerra del Fin del Mundo (1982), ¿Quién mató a Palomino Molero? (1982). (1986), Elogio de la madrastra (1990), La fiesta del chivo (2000), El paraíso un poco más lejos (2003), Giros y desvíos de la niña traviesa (2006), El sueño del celta (2010) y El héroe discreto (2013).

Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura 2010, por su cartografía de las estructuras de poder y sus imágenes nítidas de la resistencia, la revuelta y el fracaso individual. Mario Vargas Llosa también ganó el Premio Cervantes en 1994 y el Premio Carlos Fuentes en 2012.

Literatura en Uruguay

El Uruguay es un pequeño país junto a sus gigantescos vecinos Brasil y Argentina. Pero este país también tiene grandes autores reconocidos internacionalmente. Entre estos se encuentra Horacio Quiroga, que ha vivido gran parte de su vida en Argentina. 

No obstante,  la vida de Quiroga estuvo marcada sobre todo por la muerte de los que le rodeaban, que estuvo omnipresente en su obra hasta su suicidio en 1937.

La dictadura en Uruguay influirá en gran medida en las obras de dos grandes autores uruguayos, Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti, obras poéticas y narrativas marcadas por la amargura y el pesimismo.

Eduardo Galeano, al igual que Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti, también se vio obligado a exiliarse durante la dictadura, pero a diferencia de estos dos últimos, su obra es optimista, más abierta y aborda temas sociales mucho más variados.

Literatura en Venezuela

“Un funeral no es algo extraordinario en Ortiz. Por el contrario, el roce de las zapatillas había eliminado permanentemente la hierba del camino que conducía al cementerio, y los perros seguían con indulgencia rutinaria a los que llevaban el ataúd, o los precedían mostrando el camino mil veces recorrido”.  

Estas pocas líneas tomadas de la introducción de la segunda novela del venezolano Miguel Otero Silva, Casas muertas (1955), muestran, como ya fue el caso en su primera novela, Fiebre (1936), un escritor que escucha atentamente la revuelta febril o el mortal torpor que periódicamente se apodera de su país. 

Este poema trágico de la ruina de una ciudad y sus habitantes, como lo llamó otro gran novelista venezolano, Arturo Uslar Pietri, también  recuerda que Otero Silva comenzó su carrera como poeta, en particular con la popular y solemne Elegía Coral a Andrés Eloy Blanco, otro gran poeta y escritor venezolano, cuya obra de tonalidad popular y solemne, en la que este escritor en un lamento por la muerte de un poeta se transforma en un himno polifónico al grandioso y trágico destino de Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *