¿En qué  país de América Latina se lee más en la actualidad?
Mis libros

¿En qué  país de América Latina se lee más en la actualidad?

Países de América Latina en donde se lee más por habitante

Se estima que en todo el mundo hay más de 800 millones de personas mayores de 15 años que son analfabetas. De los 1.600 millones de personas que se encuentran en la pobreza, más de la mitad son analfabetas. 

En América Latina, casi 35 millones de personas mayores de 15 años no saben leer ni escribir; un promedio del 10 %. Este promedio se duplica en Honduras, El Salvador y Nicaragua, se triplica en Guatemala, alcanza el 50 % en Haití y desciende a alrededor del 4 % en Cuba, Argentina y Uruguay. 

Esta dimensión cuantitativa del analfabetismo arroja luz sobre la realidad social y educativa de la región, mostrándonos lo lejos que estamos de alcanzar la Educación para Todos en años por venir.

Si comparamos el analfabetismo de los adultos (población mayor de 15 años) y el de los jóvenes (población entre 15 y 24 años), observamos una tasa considerablemente inferior en este último. En Guatemala, República Dominicana, Panamá y Venezuela, la tasa de analfabetismo de la población mayor de 15 años (30,9 %, 13 %, 8,1 % y 7 %, respectivamente) es casi el doble de la tasa de la población de 15 a 24 años (17 %, 5,8 %, 3,9 % y 3,7%, respectivamente). 

En países como Brasil, Bolivia y Colombia, el número de personas mayores de 15 años que no saben leer ni escribir es casi 14 veces mayor que el de las personas de 15 a 24 años. La persistencia de un elevado número de adultos analfabetos muestra el desafío que las políticas públicas siguen teniendo para garantizar el derecho a la educación para todos y para superar esta enorme deuda social producida durante muchos años.

Planes y procesos actuales de Educación en América Latina

América Latina tiene una amplia y rica experiencia en la educación de adultos y, en particular, en la alfabetización de adultos. El legado de Paulo Freire, Emilia Ferreiro y otras figuras prominentes de la educación y la alfabetización de adultos se remonta a décadas atrás. 

El legado de la educación popular en América Latina influyó en las organizaciones comunitarias, los movimientos sociales, los procesos nacionales y regionales de aprendizaje, las culturas políticas participativas y se amplió hasta el nivel de las políticas. 

Este escalamiento se produjo tanto porque los actores sociales rotan en sus roles, participando en los movimientos sociales en un momento y asumiendo responsabilidades de servidor público en el siguiente, como porque dentro del movimiento de la Educación Popular se construyeron puentes entre los sectores no formales y formales de la educación, reconociendo la importancia de ambas áreas y la posibilidad de integrar los principios de la Educación Popular en los procesos formales de enseñanza y aprendizaje.

¿En qué  país de América Latina se lee más en la actualidad?

En cuanto a las políticas y planes públicos de educación de adultos, América Latina ha acumulado una vasta experiencia. Ya antes de la Conferencia de Jomtien, en 1990, que dio origen al importante concepto de las necesidades de aprendizaje, las políticas de educación de adultos fueron impulsadas por el Proyecto Principal de Educación en América Latina y el Caribe (1980-2000), así como por la Redalf  (Red de Alfabetización), creada en 1985 como una de las iniciativas del Proyecto.

Los resultados de PISA 2018 confirman que América Latina está enfrentando una crisis de aprendizaje. En promedio, los estudiantes de 15 años de la región tienen un retraso de tres años en lectura, matemáticas y ciencias de un estudiante de un país de la OCDE. 

Chile y Uruguay siguen liderando el ranking como los mejores sistemas educativos de América Latina, pero su desempeño está en promedio dos años por detrás de los estudiantes de la OCDE. Además, las diferencias de rendimiento entre los países de la región son muy grandes. Por ejemplo, los estudiantes chilenos se desempeñan en promedio tres años por delante de los estudiantes de la República Dominicana.

Uno de cada dos estudiantes de la región no alcanza el nivel básico de competencia en lectura requerido en la evaluación del PISA, en comparación con uno de cada cinco estudiantes de los países de la OCDE. 

Los estudiantes que no alcanzan el nivel básico de competencia en lectura no son capaces de identificar la idea principal en un texto, encontrar información basada en criterios explícitos o reflexionar sobre el propósito y la forma de los textos cuando se les indica explícitamente que lo hagan. 

Esto es muy preocupante, ya que los estudiantes que no logran alcanzar el nivel básico de dominio de la lectura no podrán seguir aprendiendo y corren un alto riesgo de abandonar la escuela.

Entre el 2000 y el 2018 varios países de la región demostraron sus resultados de aprendizaje, pero estos resultados se han estancado para muchos otros. Es importante señalar que el estancamiento de los resultados se observa también en la mayoría de los países de la OCDE. 

Esto ilustra el hecho de que las reformas de la educación pueden tardar mucho tiempo en materializarse en la mejora de los resultados del aprendizaje. Sobre la base de los resultados de lectura de PISA 2018, los países de la región pueden clasificarse a grandes rasgos en tres categorías:

-Tendencias positivas de aprendizaje a largo plazo 

Los avances más impresionantes en el aprendizaje de las dos últimas décadas se observaron en el Perú, que mejoró sus puntuaciones en lectura en 2,4 años de escolarización. Durante este período, Chile y Colombia también mejoraron sus puntuaciones en lectura en 1,4 y 0,9 grados, respectivamente.

-Tendencias planas de aprendizaje a largo plazo

Los resultados de Brasil, México, Argentina, Uruguay y Panamá son consistentes a lo largo del tiempo y no han cambiado mucho en las últimas dos décadas.

-Tendencias negativas de aprendizaje a corto plazo 

Costa Rica y la República Dominicana muestran tendencias decrecientes en los resultados de lectura desde 2009 y 2015, respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *